RESURECCIÓN REMIX

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

La resurrección de Jesús no fue un acto arbitrario de Dios. Más bien, era la conquista definitiva de la otra centrada en el amor sobre el principio mortífero de inherente egocentrismo en todo pecado.
Según Pablo, “la ley del Espíritu de vida” y “la ley del pecado y de la muerte” librando su conflicto decisivo en la persona de Jesucristo (Romanos 8: 2). Habiendo tomado sobre sí nuestra “carne de pecado”, Jesús vivió una vida y una muerte que “pecado en la carne condenado” (Romanos 8: 3). Él vivió una vida sin pecado, no corrompido por el egoísmo, en la misma naturaleza humana en la que el principio del pecado siempre había reinado. El pecado nunca le pertenece. En virtud de su amor incansable por los pecadores y su confianza inquebrantable en el Padre, Cristo neutraliza el poder del pecado en la humanidad misma que llevamos. Su resurrección es la prueba de esa victoria:
“Dios lo levantó de los muertos, sueltos los dolores de la muerte, porque era imposible que la muerte para mantener su control sobre él” (Hechos 2:24).
¿Por qué era imposible que la muerte lo sostenga?
Él vivió una vida sin pecado, no corrompido por el egoísmo, EN LA NATURALEZA HUMANA EN EL QUE EL PRINCIPIO DEL PECADO siempre había reinado. EL PECADO nunca lo poseyó.
Precisamente porque el pecado, que es el poder causal de la muerte, nunca se había apoderado de él! El Padre no resucitar a Cristo por el sigilo o fiat, sino por la conquista que le corresponde. La resurrección de Jesús no fue un acto arbitrario de Dios. Por el contrario, fue la revelación del hecho de que la vida eterna es inherente en el amor desinteresado. Era imposible que la muerte lo sostienen porque Él no captó egoístamente en su propia vida en la resistencia a la muerte. Movido por el poder del amor desinteresado, él puso su vida por la salvación del mundo. Su muerte fue un acto libre de amor:
“Yo pongo mi vida,” Jesús explicó, “que para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo la pongo de mí mismo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre “(Juan 10:17, 18).
EL HECHO DE QUE NADIE SE TOMÓ SU VIDA CONTRA SU VOLUNTAD DEMUESTRA QUE FUE DADA VOLUNTARIAMENTE EN AMOR.
Tener auto abandonado por el bien de los demás, Él triunfó sobre el principio de pecado, anulando así su poder para destruirlo. El hecho de que nadie se quitó la vida en contra de su voluntad demuestra que se le dio voluntariamente en el amor. Si los hombres se había quitado la vida en contra de su voluntad, la propia resistencia de su voluntad hubiera demostrado Él incapaz de amar a los demás a cualquier costo a sí mismo. Sin habría prevalecido sobre el amor. Pero debido a que se sometió a la pérdida total de sí mismo, el amor sigue siendo la fuerza dominante en su corazón. Las palabras: “Yo doy mi vida, que yo podría tomarla de nuevo,” establecer una conexión vital entre su sacrificio voluntario y Su resurrección victoriosa. Porque si el pecado es el poder de la muerte, y si la esencia del pecado es egoísmo, entonces se deduce que el amor desinteresado de Cristo, mantiene incluso hasta el punto de la muerte, es el poder por el cual Él venció “la ley del pecado y de la muerte “.
Era el propósito diabólico de Satanás para frustrar el amor de Cristo por la humanidad caída y romper su confianza en el Padre. La condenación de nuestro pecado sobre Él, el sentido correspondiente de la separación del Padre, el abuso y la crueldad amontonado sobre él por los que Él vino a salvar, todo estaba calculado para arrancar el amor de su corazón y le obligará a egocentrismo.
Los líderes religiosos burlaban de él, diciendo: “A otros salvó; que se salve a sí mismo si él es el Cristo, el escogido de Dios “(Lucas 23:35).
Los soldados romanos se unieron con la burla, “Si tú eres el Rey de los Judios, sálvate a ti mismo” (Lucas 23:36).
Uno de los malhechores crucificados al lado de Él presiona el mensaje sobre él, “Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo ya nosotros” (Lucas 23:39).
Sálvate!
Sálvate!
Sálvate!
La ironía es, Él podría haberse salvado a sí mismo y nos abandonó a nuestro egoísmo y el odio. Pero Él simplemente, profundamente, no eligió.
Todo sobre la prueba de la cruz se inclinó a la tarea de presionar a Jesús hacia la auto-preservación. El núcleo esencial del carácter de Dios estaba sitiada. La cuestión fundamental de las edades colgado delante de los hombres y de los ángeles, ¿Quién es el Rey del universo? ¿Qué es Él realmente hecho en el corazón? ¿Será su amor demostrar que es una farsa bajo presión, o va a hundir a lo más profundo de auto-sacrificio total para los demás?
Cuando burlado por la fealdad de nuestro odio egoísta, ¿Será que Cristo continuará amándonos con desinteresado abandono, o va a romper? Cuando nos enfrentamos a la oscuridad de la completa separación de su Padre, para siempre guardará poniéndonos primero, o ¿será el impulso para preservar a sí mismo a costa nuestra surgen dentro de Él?
Toda adoración INTELIGENTE Y TODO LEALTAD VERDADERA SON PARA SIEMPRE SU VIRTUD DE LA CRUZ.
Como el Salvador colgaba torturado en cuerpo y alma en la cruz, despreciado por los hombres y al parecer abandonado por Dios, completamente solo en la profunda oscuridad de nuestra vergüenza, el amor y el egoísmo de pie frente a frente en furioso combate. En Cristo, la ley de la fuerza del pecado y de la muerte se compara con la ley de la vida, y la vida, por el amor, obtuvo la victoria. Al final, que expira el aliento de Jesús, el Calvario hace constar por toda la eternidad el hecho indiscutible de que Dios es infinitamente desinteresado. Toda adoración inteligente y toda verdadera lealtad son siempre Su virtud de la cruz. Y toda rebelión contra un Dios como éste es manifiestamente injustificable.

La tumba vacía demuestra el triunfo del amor sobre el egoísmo. Este es el logro monumental en exhibición en el Cristo resucitado.

Referencia: www.lightbearers.org/resurrection-remix/

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *

X
%d bloggers like this: