Cosas que hacer sin la TV: Leer un Libro

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Hubo un tiempo antes de la inducción en masa de los medios en nuestras vidas en que las personas obtenían su información por medio de la lectura.
4474421855_4b20643258_mYa fuera a través del periódico, una novela histórica, biografías o libros religiosos, las personas llenaban sus mentes en una manera constructiva.  ¿Que quiero decir con “constructiva”?  Estudios en los últimos años han demostrado que el cerebro es muy activo mientras se lee, utilizando ambos hemisferios, el derecho e izquierdo, e involucra la corteza pre-frontal.  Por el contrario mientras utilizamos los medios, como los juegos de video o mirar TV pasivamente o una película, la actividad cerebral esta próxima a cero.  La información se desvía de la corteza pre-frontal y es procesada y guardada en el sistema límbico del cerebro ( la parte posterior del cerebro).  Me he percatado que hay un tiempo y espacio para el uso de los medios, y que su uso correcto puede ser constructivo, informativo e incluso beneficioso.  Aun así quiero promover el que volvamos a la actividad que es educativa, entretenida y que puede cambiar nuestra vida espiritual.  Leer.  También me gustaría promover la lectura con el propósito de leer y crecer.  Hay muchos libros dañinos, libros que no ofrecen ningún beneficio positivo para nosotros.  Yo no disfrutaba la lectura mientras crecí.  No fue hasta hace 12 años aproximadamente que algo repentinamente se aclaro en mi, y quede atrapado en esta increíble manera de obtener y procesar información.
books-20167_640No solo estaba aprendiendo cosas nuevas a través de la lectura, pero estaba ganando confianza.  Mi educación continuó por medio de los libros que leía, con los cuales construí una plataforma que me permitía tener una amplia gama de conversaciones con diferentes personas, por consiguiente establecí una conexión o relación con ellos.  Tu puedes decir que puedes aprender distintas cosas viendo History Channel o Discovery, y tienes razón,  sin embargo recuerda que la mente solo se envuelve pasivamente en la información que se le muestra.  No esta pensando críticamente sobre lo que esta siendo transmitido.  La lectura es uno de los principales medios a través de los cuales nos conectamos con Dios.  BAM!  Podemos escuchar la Biblia (lo cual he hecho en el pasado y es una gran manera de digerir la Palabra), pero hay algo acerca de sentarse y derramar las escrituras en frente tuyo.  Hay algo de humildad, algo inspirador y poderoso en leer una sección de versículos, pasar a otra porción de la Biblia y comparar lo que acabas de leer y darte cuenta que todo es cohesivo y que habla directamente a ti.  
 
“La Biblia es la voz de Dios que nos habla, tan ciertamente como si pudiésemos oír con nuestros oídos. Si comprendiésemos esto, ¡con qué reverencia abriríamos la Palabra de Dios, y con qué fervor escudriñaríamos sus preceptos! La lectura y contemplación de las Escrituras serían consideradas una audiencia con el Infinito. {4TS 398.2}” En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti.  Salmo 119:11 RVG
Durante el tiempo que nos queda en esta Tierra, tiempo de libertad, debemos tomar momentos para atesorar la Palabra de Dios en nuestros corazones.  No solo ganamos el beneficio de el ejercicio mental por la memorización, sino que también reforzamos nuestra confianza y relación con Cristo.  Adicional a esto por el estudio de las escrituras nos hacemos fuertes contra el enemigo de las almas.  Al igual que  Jesús en el desierto se nos dará agilidad mental, con la ayuda del Espíritu Santo para contrarrestar cualquier tentación que el enemigo tire a nuestro paso. 
 
Y vino a Él el tentador, y le dijo: Si eres el Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.  Pero Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Mateo 4:3-4 RVG
Abajo hay una lista de libros que yo recomiendo.  Algunos no son para todo el mundo y otros si.  Lo que a mi me agrada puede que a otros no le guste. Los dividí en categorías aunque el orden en que se encuentran no es relevante a su importancia.
book-316411_640

Salud

 

Religión

Social

 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top